martes, 24 de febrero de 2009

La Musicoterapia como herramienta de ayuda a la Tercera Edad


Desde hace tres años viene desarrollando un programa para hacer un estudio comparativo entre dos colectivos de viejos, que viven en residencias pero que tienen, o no, demencias.


A. Egido
21/12/2008- 10:10

Paloma Pérez Castillo es profesora titular de Didáctica de la Expresión Musical de la Universidad de La Rioja, licenciada y doctora en Musicología y ella, como algunos de sus colegas, utilizan una herramienta llamada Musicoterapia, aunque deberíamos hablar mejor de terapia musical, pues en castellano lo que hemos hecho es adaptar la palabra inglesa ‘musicoteraphy'. Al fin y al cabo la terapia musical es una herramienta de motivación de trabajo, en el sentido de que la música tiene el poder de mover sentimientos, emociones...

En la actualidad Pilar Pérez tiene abiertas diferentes líneas de investigación con la música y una de ellas es la Musicoterapia en la Tercera Edad, con un proyecto de investigación que viene desarrollando desde hace tres años patrocinado por el Banco de Santander, para hacer un estudio comparativo entre dos colectivos de viejos. "Uno con un grupo de personas que están viviendo en una residencia de ancianos que más o menos se valen por sí mismos. Y el otro, un colectivo que también están internados pero que sufren demencias o Alzheimer. El estudio se basa en una o dos sesiones semanales de Musicoterapia, a cada grupo, y tras este tiempo en el que hemos trabajado, obviamente con el equipo médico de los centros de la Tercera Edad hemos sacado -Pilar utiliza el plural porque trabaja con Mikel Hernáez, maestro de Educación Musical y musicoterapeuta de la Universidad de Vitoria- diferentes conclusiones. La principal es que a los que habían participado en estas terapias no se les notaba ningún milagro pero sí una mejoría, que se podía evaluar en un estancamiento del aumento de la demencia o del Alzheimer. Al fin y al cabo, con el uso de la música como herramienta, lo que se trata es de motivar las capacidades motoras, físicas, psíquicas, cognitivas, del habla, de la memoria, del recuerdo... de una persona".

Y como la música actúa sobre el efecto del recuerdo de forma inmediata, Pilar Pérez lo que hace es "echarme atrás y recuperar la música de esas personas cuando tenían sus dieciocho o veinte años. Esta es una técnica pero hay distintos modelos de intervención de la Musicoterapia en los pacientes. Digamos que todas son terapias artístico-creativas, pero se pueden practicar para hacer recordar a una persona determinados momentos o determinadas situaciones, para rescatar cosas del pasado para que su mente siga en funcionamiento, pero también existe la música para la relajación, o lo que llamamos ‘el psicodrama', es decir, para crear una situación, una historia, mientras suena una música y llevar a la persona, por ejemplo, al momento en que dejó de hablar... Insisto en que la Musicoterapía es una herramienta que agiliza, que ayuda a la labor de otros profesionales, pero que no cura...".

Aunque sí nos regala un consejo: es fundamental el uso de la música en un Centro de la Tercera Edad.

Fuente:www.gentedigital.es