viernes, 13 de febrero de 2009

Musicoterapia: Sonidos para vivir mejor en la discapacidad

El ritmo y los sonidos pueden convertirse en una terapia con la que mantener, mejorar y restaurar el funcionamiento físico, cognitivo, emocional y social de las personas con discapacidad.

La musicoterapia utiliza la música para conseguir objetivos terapéuticos, manteniendo, mejorando y restaurando el funcionamiento físico, cognitivo, emocional y social de las personas. Es por eso que, debido a sus beneficios, es una terapia muy utilizada en el ámbito de la discapacidad, entre otros.

Realizada por un musicoterapeuta, pretende facilitar y promover la comunicación, las relaciones, el aprendizaje, el movimiento, la expresión y la organización. Niños y adultos con dificultades en el aprendizaje, problemas de conducta, trastornos en el desarrollo, con dificultades en la socialización, con enfermedades degenerativas, discapacidad mental, incapacidades físicas o daño cerebral son algunos de sus destinatarios

A través de diferentes actividades mediante la música como cantar, bailar o tocar instrumentos, los pacientes obtienen grandes beneficios que pueden ir desde favorecer el desarrollo emocional y afectivo a agudizar la percepción auditiva y táctil, pasando por una mejora de la coordinación motriz, aumento de la autoestima, desarrollo de la sociabilidad y mantenimiento de la memoria y la orientación, entre otros.

Por ejemplo, en personas con enfermedades psíquicas, la musicoterapia les potencia la autoidentificación y la autoestima, mientras que en personas con discapacidad física les ayuda a recobrar el ritmo físico. En pacientes con problemas auditivos, la música, sentida mediante vibraciones, les permite activar su sistema nervioso.

Actualmente, esta terapia se ha difundido por toda Europa, Asia, Oceanía y una gran cantidad de países del continente americano como Brasil, Chile, Argentina y Estados Unidos. En España existen múltiples asociaciones de discapacitados que imparten esta disciplina.

Colectivos de discapacitados que utilizan la musicoterapia:

En Madrid, la Asociación para la atención de personas con discapacidad intelectual ligera e inteligencia límite (ADISLI) es una de las organizaciones que ofrece, entre otros muchos talleres, la musicoterapia.

La Sociedad Española de Niños y Adolescentes con Discapacidad (SENAD), con sede en Valencia, también imparte esta terapia bajo la supervisión de musicoterapeuta, psicólogos y profesores de música.

Asimismo, la Asociación de Familiares y Amigos del Discapacitado, de Ciudad Real, cuenta con un programa de musicoterapia para personas con necesidades generalizadas de apoyo.

También la Asociación de Amigos de Alzheimer de Almería y la Asociación Proyecto Despertar en Guadalajara ofrecen esta terapia, dirigida a discapacitados, en nuestro país.

Yolanda Téllez/Redacción (15/01/2009)

Fuente: www.canalsolidario.org