lunes, 16 de marzo de 2009

Música en el embarazo, feliz


Desde tiempos remotos la música es utilizada por el hombre como medio de expresión y de comunicación. Más allá de que se basa en las matemá ticas, su lenguaje, más emocional que lógico nos conduce a un estado difícil de describir. La música nos conmueve lo más íntimo y personal de nosotros mismos, nos transporta en el tiempo, nos hace revivir sensaciones y recuerdos; nos conecta a otros sin necesidad de la palabra.

Una nueva etapa

El embarazo es el primer escalón de un viaje de ida a una nueva etapa de la vida que cambia el eje de la mujer y de la pareja. Desde que el test da positivo, se abren los ojos a un nuevo mundo y se descubre el mágico universo de la maternidad y de los bebés que le brinda a la mujer una nueva identidad, la de madre. Cambian los intereses, cambian las preocupaciones, cambian… los gustos y por varios años!
Ana maneja su auto escuchando y cantando a todo volumen la canción “Saco una manito” hasta notar que la miran desde otros autos y de pronto… enrojece. Acaba de dejar a su nena de 1 año en lo de la abuela y se pregunta “¡que hago sola, con mis treinta años cantando esta canción de manera eufórica?”

Do re mi fa sol …

El embarazo es un estado particular que vive la futura mamá. Gracias a los cambios hormonales y a la panza que crece día a día, es un tiempo de detención, de freno, que inevitablemente conduce a cierta introversión y a un aumento de la sensibilidad; todo esta a flor de piel: alegría, llantos, miedos, recuerdos, nuevas emociones. Dado que la futura mamá esta mucho más sensible, las nuevas sensaciones, medio comprendidas, avasallantes, que comienza a sentir son a veces difíciles de expresar y la música es una vía ideal para hacerlo.
Transitar este maravilloso camino acompañada de música brinda innumerables beneficios. La música, desde el primer día del embarazo, es una excelente herramienta para conectarse con esta etapa tan especial y mágica. Ayuda a relajarse y a dejar fluir y aflorar tantas emociones y aquello difícil de expresar en palabras.
No importa si se trata de música clásica, salsa o tango. Lo importante es que la música elegida ayude a la madre a expresarse, a dejarse llevar, a disfrutar y conectarse con su nuevo estado.


Conectados por las emociones

El bebe que se está gestando dentro de la panza no solo está dentro de su madre unido a ella a través de la placenta. Existe una fuerte conexión hormonal entre cada mamá y su bebé desde los primeros meses de gestación y existen variados estudios que han demostrado que el bebe percibe los estados de ánimo de su madre y se ve directamente afectado. Los movimientos del bebe varían según su mamá este contenta, tranquila, nerviosa, estresada…
Si mamá escucha música que les genera placer el bebe lo siente.
Gabriel Federico en su libro Embarazo musical comenta su investigación al respecto: “descubrimos qué pasaba con los bebés mientras hacíamos ecografías y sus mamás escuchaban su música favorita… El ecógrafo mostró como los movimientos de los bebés se hacían más pausados y tranquilos”
Por eso es importante que la mamá pueda vivir su embarazo, conectarse con él y disfrutar de buena música que la relaje y le de satisfacción. Estará de esta manera en plena armonía con su bebé.

Conectados por la música

Variados estudios han demostrado que desde antes de nacer, el bebe ya tiene desarrollados sus cinco sentidos: el tacto, la visión, la audición, el gusto y el olfato.

El sentido del oído se desarrolla en el quinto mes de gestación y desde entonces el bebé comienza a escuchar el fluir de la sangre, los latidos del corazón, la voz de su madre que poco a poco comienza a reconocer y sonidos del exterior. Si de pronto una puerta se cierra fuerte, el bebé dentro de la panza se sobresalta y aumenta su frecuencia cardiaca.

La Dra. Alexandra Lamont, de la Universidad de Leicester, Inglaterra, miembro de la sociedad europea para las ciencias cognoscitivas de la música hizo variadas publicaciones al respecto.
En sus informes comenta que más allá de que el bebé desarrolla en el útero el sentido de la vista, la audición es el único sentido que los conecta con el mundo externo.
Si tomamos conciencia de que el único sentido que permite al bebe conectarse con el exterior es la audición, podemos entender lo importante que es conectarse con él a través de éste con palabras, canciones, música. Lo increíble es que la música puede dejar de ser un fin en sí mismo y convertirse así en un recurso a partir del cual mamá y papá pueden abrazar, acariciar y nutrir al nuevo ser, mucho antes de poder tocarlo con las manos y mirarlo a los ojos.



Que música es más recomendable

Los sonidos de frecuencias bajas se escuchan mejor en la matriz debido a que éstos son más audibles, se escuchan mejor. Pero la más importante a la hora de elegir, es que a la madre le guste la música que escuche y sobre todo que esta se escuche a repetición para que el bebe poco a poco comience a reconocerla y a resultarle familiar y de este modo pasa a ser un estímulo calmante para el bebé. No importa si la música elegida es ruidosa y rápida o suave y lenta. Lo importante es la repetición de la misma.

Beneficios desde el primer día

Brindarle al nuevo ser el mágico lenguaje de la música desde que sus oídos pueden recibirla le otorga innumerables beneficios desde su primer día de vida. Desde el momento del nacimiento es recomendable recibir al bebe con música.
En general, se han observado mejoras en los siguientes aspectos:
• Los bebés que escuchan a menudo música ya desde la panza, nacen más relajados, con los ojos y manos abiertas, y lloran menos
• Duermen y se alimentan mejor
• Son capaces de concentrar su atención durante más tiempo y aprender más rápidamente
• Sus habilidades para el lenguaje, la música y la creatividad son superiores
• Son más curiosos y captan y procesan la información más rápidamente
• Demuestran una mayor inteligencia en su edad escolar
La manera en como los padres interactúan con su hijo desde antes de nacer tiene un impacto directo en el desarrollo posterior del niño. Un niño puede confiar en sí mismo porque se sabe amado desde el momento en que fue concebido. Esto puede ser transmitido fácilmente cuando el útero se convierte en un cálido y enriquecedor ambiente

¿Los bebés pueden recordar melodías que escucharon durante el embarazo?

Según informes de la Dra. Alexandra Lamont , de la Universidad de Leicester se ha demostrado que los bebés recuerdan las melodías que han escuchado dentro del vientre materno, durante por lo menos hasta un año después a su nacimiento.
Ahora se ha descubierto que los bebés, durante el primer año posterior a su nacimiento, pueden acordarse y tener preferencia por la música que oyeron cuando estaban en el vientre materno. Los bebés probablemente desarrollan una sensación de "familiaridad" con la música que oyen durante su gestación. . En tres meses los bebés comienzan a responder activamente a la música, vía el movimiento o vocalizando sonidos. Por nueve meses reaccionan a la música familiar y por 18 meses responden de una manera coordinada.
Si se hace escuchar a un bebé una melodía determinada durante los últimos tres meses del embarazo, y después de los tres meses del nacimiento y se repite esa melodía, los bebés buscan con sus ojos la fuente de donde sale la música, no así, si se les hace escuchar cualquier otra música.
No hay que olvidar que el bebé se gesta en un ambiente apretado, cálido, con sonidos suaves y de pronto irrumpe la avasallante experiencia del nacimiento y de un momento al otro se encuentra en un medio nuevo, luminoso, lleno de estímulos y ruidos. Todo aquello que le resulte familiar lo tranquiliza: la voz de mamá, las canciones que le cantó en el embarazo, la música que escuchó.

Beneficios de la música

En la Universidad de California, desde hace veinte años, se estudian patrones musicales y se observa el efecto que producen. Durante los años ochenta y noventa las revistas científicas de todo el mundo comenzaron a publicar los estudios que demostraban que la música: modifica la estructura del cerebro en desarrollo del bebé en gestación y desde entonces los obstetras y las obstétricas comenzaron a recomendar a las embarazadas que escucharan regularmente música; que los bebés reconocen y prefieren la música que oyeron en el vientre de sus madres; que el coeficiente intelectual aumenta en los niños que reciben instrucción musical regularmente; que la música alivia el estrés, favorece la interacción social, estimula el desarrollo del lenguaje y mejora las habilidades motoras de los niños pequeños.

Los patrones fijos de las composiciones musicales, dentro de los cuales surgen nuevos elementos con los que se puede interactuar libremente, son un legado inmejorable que nos deja la música para unas cuantas áreas de la vida.


Sugerencias de actividades

• A determinada hora del día frená las actividades y pone música tranquila, recostate y relajate. De esta manera te será más fácil conectarte con tu estado y con tu bebé en gestación.

• Cantale “a la panza” de manera rutinaria las mismas canciones. Al nacer, si le cantas la misma canción veras como se tranquiliza

• Pon en el ambiente la música que mas te guste y trata de escuchar en general las mismas melodías. Verás como tu bebe la reconoce ya desde su primer día de nacido!
Basado en nota de planeta mamá.

Fuente:www.babyaventuras.com.ar