miércoles, 5 de agosto de 2009

Escuchar su música favorita es bueno para salud cardiovascular

Al igual que la risa, genera dilatación de los vasos sanguíneos y causa bienestar

WASHINGTON [EL COMERCIO / AGENCIAS]. Las canciones que elevan espiritualmente nuestros corazones pueden también fortalecerlos físicamente, según investigadores estadounidenses de la Facultad de Medicina de la Universidad de Maryland.


Tras mostrar en el 2005 una correlación entre la risa y las enfermedades del corazón, ahora encontraron beneficios cardíacos en el acto de escuchar música: los vasos sanguíneos se dilatan casi de la misma forma que lo hacen cuando se toma la medicación para lograrlo.


"Tenemos un efecto bastante impresionante", aseguró el doctor Michael Miller, director de cardiología preventiva del centro médico de la citada universidad.


"El diámetro de los vasos mejoró", señaló el autor durante una entrevista telefónica.


"Los vasos se abrieron bastante. Uno puede observar la apertura de los vasos con otras actividades, como el ejercicio", añadió.




EFECTO BENEFICIOSO
Cuando los vasos sanguíneos se dilatan, la sangre fluye más fácilmente y es menos proclive a formar coágulos sanguíneos, los cuales causan ataques al corazón y accidentes cerebrovasculares (ACV). Los vasos elásticos además resisten el endurecimiento o aterosclerosis. Un efecto similar se observa con fármacos como las estatinas y los inhibidores para la insuficiencia cardíaca.


"No estamos diciendo a la gente que deje las estatinas o que no ejercite, pero sí que sume esto a un programa general de salud cardíaca", expresó Miller, quien presentó sus hallazgos en un encuentro de la Asociación Estadounidense del Corazón.


El autor indicó que llegó a esta idea después de descubrir previamente que la risa hacía que la sangre fluyera mejor.


"Me pregunté qué otras cosas nos hacen sentir realmente bien, más allá de las calorías que provienen del chocolate, por supuesto. Se me ocurrió la música (...) Realmente me hace sentir bien", explicó Miller.


MÁS DATOS

El experimento
1. Se evaluó a 10 hombres y mujeres sin problemas de salud. Se les pidió que llevaran su música favorita y otra que aumentara su ansiedad.
2. Mientras escuchaban las canciones, fueron sometidos a varias pruebas para medir la dilatación de sus vasos sanguíneos. El diámetro de estos aumentó 26% en promedio cuando los voluntarios escuchaban su música favorita.

Fuente: www.elcomercio.com.pe